Cogobierno de PPK y el fujimorismo planea desaparecer minería artesanal en el 2017

0
364

17:20 Puno, Dic 29. (ESCRIBE: Hernán de la Cruz Enciso*) Lo que se temía. El co-gobierno de PPK-Keiko está a punto de declararles la guerra a los mineros artesanales y pequeños productores mineros del país. Próximamente sacarán una ley más o menos digerible en cuanto a trámites pero en esencia es una ley que atenta contra el crecimiento de la minería artesanal y pequeña minería. Ahora reducirán la capacidad productiva y el tamaño de las concesiones para los mineros artesanales y pequeños productores mineros pero no se tocará a las grandes mineras, cuyas concesiones abarcan provincias enteras; en cuanto a producción, las transnacionales no tienen límites, y en algunos casos procesan más de cien mil o doscientos mil toneladas por día. Para los peruanos la atomización de la actividad; para las transnacionales, sospechosas facilidades.

Con relación a los mineros artesanales, el Artículo 91° del Texto Único Ordenado de la Ley General de Minería, aprobada por Decreto Supremo N° 014-92-EM, DECÍA: “2. Posean por cualquier título hasta un mil (1,000) hectáreas, entre denuncios, petitorios u concesiones mineras; o hayan suscrito acuerdos o contratos con los titulares mineros según lo establezca el Reglamento de la presente Ley”.

AHORA DIRÁ: “2. No posean, por cualquier título, más de cien (100) hectáreas, entre denuncios, petitorios y concesiones mineras; o hayan suscrito acuerdos o contratos con los titulares mineros según lo establezca el reglamento de la presente ley”.

En cuanto a los pequeños productores mineros, DECÍA:

“1. Posean por cualquier título hasta dos mil (2,000) hectáreas, entre denuncios, petitorios y concesiones mineras.

  1. Posean por cualquier título una capacidad instalada de producción y/o beneficio de 350 toneladas métricas por día, con excepción de materiales de construcción, arenas, gravas auríferas de placer, metales pesados detríticos en que el límite será una capacidad instalada de producción y/o beneficio de hasta tres mil (3,000) metros cúbicos por día”.

AHORA DIRÁ: “2. No posean, por cualquier título, más de quinientas (500) hectáreas, entre denuncios, petitorios y concesiones mineras; y

  1. No posean, por cualquier título, una capacidad instalada de producción y/o beneficio mayor de cien (100) toneladas métricas por día. En el caso de los productores de minerales no metálicos y materiales de construcción, el límite máximo de la capacidad instalada de producción y/ o beneficio será de hasta mil doscientas (1200) toneladas métricas por día”.

¿CÓMO HAREMOS EL PAN?

Debemos advertir, de otro lado, que la nueva ley considera, excepcionalmente, que los mineros que no tienen Declaraciones de Compromisos puedan insertarse al proceso de formalización. ¿Y las plantas de beneficio? Podrían quedar fuera.

Uno de los principales problemas de la pequeña minería y minería artesanal es la caída de los precios internacionales, principalmente del cobre. En Apurímac el 80% de los mineros produce cobre de baja ley. La única forma de solucionar este problema es acercando las plantas a los centros de producción, para que sea rentable.

En los últimos años, para ahorrar en el transporte, varias plantas iniciaron su construcción en Apurímac, siguiendo el proceso ordinario. Hasta el momento no han logrado su inicio/reinicio. Claro, si a través el proceso extraordinario es difícil, imagínense mediante el proceso ordinario.

En Apurímac hay siete mil mineros artesanales. En conjunto, pero disperso en seis provincias, tienen una capacidad de producción de 175 mil toneladas día. Más que Las Bambas. Se necesitan cincuenta plantas con capacidad de 350 toneladas día para procesar mineral de baja ley (o atomizándolas, en vez de elevar a 500 toneladas día la capacidad de las plantas, 175 plantas con capacidad de cien toneladas). Si no hay plantas, los mineros solo extraerán mineral con leyes superiores a ocho (por el costo del transporte), y eso significa la paulatina desaparición de la actividad.

Suponemos que las nuevas leyes servirán para poner en marcha la actividad. Pero de nada servirá la simplificación de las leyes si no se incluye a las plantas en el proceso extraordinario. Es como si nos dijeran: “Ahí tienen harina, insumos, todo para hacer pan, pero no tendrán hornos”.

No solo se debe ver el árbol sino el bosque. Es decir, no solo se debe solucionar el problema de los mineros sino de toda la cadena productiva. Las pequeñas plantas de beneficio que se vienen construyendo en Apurímac (y en otras partes del país) deben acogerse también al nuevo proceso y sacar sus Declaraciones de Compromiso.

ALERTA EXTREMA

Tal y como menciona Miguel Santillana, que es especialista en temas de formalización (adjuntamos audio), el co-gobierno de PPK-Keiko puede ser recibido durante el nuevo año con un paro nacional de los mineros artesanales. No sabemos qué cosas más saldrán en las nuevas leyes. Los funcionarios del gobierno, especialmente quienes trabajan en temas de formalización en el Ministerio de Energía y Minas, no están midiendo las consecuencias de sus desatinos.

(*) Escritor y periodista.